sábado, 30 de noviembre de 2013

28 de marzo: Exodus en Meet (Cipolletti, Río Negro)



25 de marzo: Sonata Arctica en Meet (Cipolletti, Río Negro)



lunes, 30 de septiembre de 2013

Banda de la Semana: Witchkiller (Canadá)


Witchkiller es una banda de heavy metal tradicional formada en 1981 en Ottawa, la capital canadiense. Sus integrantes originales fueron Steve Batky (batería y voz), John Meharey (bajo y voz) y Kurt Phillips (guitarra y voz).
En cuanto al sonido que ostentaba el grupo en sus primeras grabaciones, podemos nombrar como influencia al heavy metal británico, con Iron Maiden y Judas Priest a la cabeza. Sin embargo, Witchkiller poseía ese toque enérgico, frío y apasionado, que va bien al frente, típico del metal canadiense.



En 1984 lanzaron su único EP, titulado “Day of the Saxons”, el cual fue editado por el sello Metal Blade Records. La formación que grabó dicho registro fue la siguiente: Doug Adams (voz), Steve Batky (batería y voz), Todd Pilon (bajo) y Kurt Phillips (guitarra). Este EP hoy en día es considerado material de culto, muy buscado por coleccionistas.
En 1985 editaron otro demo, el cuarto de su discografía, titulado “Who Are We?”; al poco tiempo se separaron.



Tras la separación, los integrantes de Witchkiller se embarcaron en diferentes bandas y proyectos. Así transcurrieron sus días hasta que llegó el año 2012, en el cual anunciaron su reunión y, tras 25 años de silencio, una nueva versión de la banda regresó a la acción. Lo último que se supo es que estaban en plena pre-producción de un nuevo álbum. La formación de dicha reunión estuvo conformada por: Domenic Sciascia (voz), John Meharey (bajo y coros), Steve Batky (batería y coros) y John Dillabough (guitarra y coros).
Las grabaciones debían llevarse a cabo en los Estados Unidos, más precisamente en Florida y en Seattle, para que luego el disco sea mezclado en Los Angeles y masterizado en Nueva York. El álbum llevaría por título “Red, White and Screwed”.



Por último, les dejo una frase del baterista Steve Batky extraída de una entrevista publicada en el webzine Metal Temple:

“Después de un hiato de veintipico largos años, te podés imaginar toda la creatividad reprimida que teníamos esperando para estallar, algo asi como la pequeña bestia que reventó el vientre de Sigourney Weaver en “Alien”; quiero decir, ¡una metálica máquina de pelear!”


Los muchachos de Witchkiller eran fans de Iron Maiden y no se perdieron el lanzamiento de "The Number of the Beast" en Ottawa


miércoles, 29 de mayo de 2013

Crisis, Signum y Homicidas hicieron vibrar El Sótano

Rosario. Fecha del evento: jueves 28 de marzo de 2013. La seguidilla de feriados era propicia para ir a ver bandas en vivo. Así que muchos no quisieron dejar pasar la oportunidad y se acercaron al local de Mitre y Córdoba para disfrutar de este show, conformado por exponentes metálicos de nuestra región y organizado por Asesinos de Mentes. A continuación la crónica del evento.

En primer lugar tocó Standard, agrupación oriunda de San Nicolás que realizó un tributo a System Of A Down. Si bien la música de los armenio-estadounidenses no me mueve un pelo, debo reconocer que los chicos de Standard le metieron mucha onda y ganas, además de tocar con clase. Por eso, teniendo en cuenta esto último, me atrevo a decirles: no se queden en esto nomás, escriban su propia historia muchachos.



Crisis


Pasada la medianoche, llegó el turno de Crisis, una de las bandas con mayor crecimiento y proyección de los últimos años. Siempre a la carga con su speed/thrash de raíz ochentera, abrieron el show con un tema nuevo para luego tocar las canciones que integran su EP “Bombas y Destrucción” (2013), a saber: “Criminal”, “Crisis”, “Bajo Tierra” y “Monstruo en la Montaña”.
Cuando parece que están llegando al tope de sus posibilidades, estos chicos logran sorprenderme concierto a concierto yendo un paso más allá: cada vez más precisos, cada vez más salvajes y filosos, cada vez más sueltos y seguros, adueñándose de cada centímetro del tablado, despertando una vez más esa vieja y mágica sensación de estar ante un escenario en llamas.
Además, Crisis también incluyó en su set temas de su primer demo “Rápido y Sucio”, como “Maten al Líder”, “Soldado Cobarde” y “Sin Límites”, además de ejecutar un par de covers: “Iron Fist” de Motörhead y “California Über Alles” de Dead Kennedys.
¿Les gusta el thrash metal clásico furioso y corrosivo? Háganme caso, vayan a ver a Crisis y compruébenlo ustedes mismos. Es una banda que todavía no tiene techo y la experiencia propia en directo vale más que cualquier reseña.



Signum

Ocupando el tercer lugar en la grilla, Signum se adueñó del escenario para ofrecer su propuesta de melodic death con ingredientes thrashers. Los nicoleños llegaban por primera vez a nuestra ciudad y basaron su repertorio en composiciones de su disco debut “Burn This Place” (2012).
Si bien el death metal melódico no es un estilo que particularmente me entusiasme o me llegue (salvo contadas excepciones), debo reconocer que Signum hace muy bien lo suyo, una prueba más de la calidad de músicos que hay en San Nicolás, que en este subgénero dio a uno de los exponentes más importantes del país: los recordados Demencia. Además de tocar sus propios temas, también hicieron un cover de Arch Enemy, ante un entusiasta público.




Esperaba con ansiedad saber de qué se trataba la propuesta de Homicidas. Llegó el turno de su debut en vivo, y la verdad que me topé con una interesante y filosa propuesta de thrash/death, directo y sin vueltas, buscando en todo momento la contundencia sin recurrir a ningún firulete. La banda está conformada por jóvenes músicos y también cuenta con un experimentado baterista en la retaguardia: Damián “Chipi” Pucheta, conocido en la escena local por su labor en Saque. Su repertorio estuvo basado mayormente en canciones incluidas en su EP debut “Osmio” (2013).
Si bien Homicidas menciona como influencias a grupos como Slayer, Sepultura, Destruction, Machine Head, Motörhead, Megadeth, Kreator, Pantera y Metallica, su música no suena como un calco de ninguna de estas agrupaciones, sino que ya se perfilan prestos a forjarse una identidad.


Por último, Warhead se encargó de cerrar la jornada, ofreciendo un tributo a la etapa más exitosa de Pantera (o sea, del quinto disco en adelante). A esa altura de la noche, consideré que ya había tenido suficiente. Dejé que el asfalto se apodere del movimiento de mis pies y que el aire de la madrugada impacte en mi rostro...